';

El bruxismo es un trastorno frecuente, aunque a menudo pasado por alto, que puede provocar daños dentales y otras complicaciones.

Vamos a explicar qué es el bruxismo, cómo puede afectar a las personas y qué opciones de tratamiento existen. Desde las causas hasta los síntomas más comunes, comprender el bruxismo es el primer paso para prevenir sus efectos negativos sobre la salud bucodental. 

Definición del bruxismo

El bruxismo es una afección médica y dental caracterizada por el hábito de rechinar o apretar los dientes involuntariamente. Puede ocurrir durante el día o, más frecuentemente, por la noche. Muchos individuos pueden no ser conscientes de que tienen este hábito, ya que a menudo ocurre de forma subconsciente.

La presión y el movimiento constantes aplicados a los dientes y a los tejidos circundantes suelen provocar una serie de problemas de salud bucal y física. Entre los posibles problemas está el desgaste excesivo del esmalte dental, que puede provocar sensibilidad dental, dolor y, en casos graves, daños en la estructura dental en general. También puede provocar complicaciones como trastornos de la articulación temporomandibular (ATM).

El bruxismo es un problema más frecuente de lo que muchos creen, ya que se calcula que afecta al 10-20% de la población adulta, con algunas variaciones en su frecuencia según los grupos de edad.

bruxismo férula descarga

Síntomas más frecuentes

Los signos y síntomas más frecuentes del bruxismo incluyen rechinar o apretar los dientes, lo que suele ocurrir durante el sueño. Al despertarse por la mañana, las personas con bruxismo pueden experimentar un dolor inexplicable en la mandíbula, o notar que sus dientes parecen más planos o desgastados que antes.

Otros indicadores del bruxismo son una mayor sensibilidad dental, así como molestias o dolor en la mandíbula, el cuello o la cara, sobre todo en las primeras horas del día. En algunos casos, la afección también puede ir acompañada de dolores de cabeza y de oído recurrentes.

Se recomienda a las personas que experimenten sistemáticamente uno o varios de estos síntomas que acudan a un profesional para que determine el curso de acción más adecuado.

Las lesiones deportivas son demasiado frecuentes. Correr, ir en bicicleta, jugar al baloncesto e incluso hacer senderismo pueden provocar diversos tipos de lesiones. Si bien es importante proteger el cuerpo, también lo es proteger los dientes.

Para proteger tus dientes mientras practicas deportes, usa un protector bucal. Un protector bucal puede proteger tus dientes para que no se rompan, se caigan o se astillen. También puede ayudar a prevenir conmociones cerebrales. Los protectores bucales son especialmente importantes en deportes de contacto como el fútbol, el lacrosse y el hockey hierba, pero también pueden beneficiar a los atletas que practican deportes como el fútbol, el baloncesto y el voleibol, en los que puede producirse un contacto accidental con otro jugador.

Causas frecuentes

Las causas del bruxismo pueden variar, ya que hay una serie de factores que pueden contribuir a su desarrollo o agravamiento. Uno de los principales culpables del bruxismo es la respuesta del individuo al estrés, la ansiedad, la ira o la tensión.

Los estados emocionales y los factores psicológicos estresantes pueden influir significativamente en la probabilidad de desarrollar el hábito de rechinar o apretar los dientes. Además, ciertas elecciones de estilo de vida y atributos físicos, como el consumo de cafeína o alcohol, y la desalineación de los dientes, también pueden precipitar o exacerbar el trastorno. Es crucial identificar y comprender estos factores subyacentes para controlar y tratar eficazmente el bruxismo.

Estrés y ansiedad

El estrés y la ansiedad se encuentran entre los principales factores relacionados con la aparición del bruxismo. Las presiones y exigencias de la vida diaria pueden manifestarse durante el sueño en forma de rechinar y apretar los dientes.

Las personas que experimentan altos niveles de estrés, o las que no han desarrollado mecanismos de afrontamiento adecuados para controlar la ansiedad, corren un mayor riesgo de desarrollar bruxismo. Abordar y aliviar las fuentes de estrés y ansiedad, además de aprender técnicas de relajación, es esencial para prevenir y tratar esta afección.

Tamaño y forma de los dientes

El tamaño y la forma de los dientes también pueden ser factores que contribuyan al desarrollo del bruxismo.

Las desalineaciones o irregularidades dentales, que pueden deberse a una disparidad en el tamaño o la forma de los dientes, pueden provocar una mordida anormal y aumentar la probabilidad de rechinar los dientes.

En estos casos, buscar soluciones ortodóncicas o intervenciones dentales para corregir la alineación y la estructura de los dientes puede ser fundamental para abordar la raíz del problema.

Complicaciones y efectos adversos del bruxismo

El bruxismo puede tener una serie de efectos perjudiciales para la salud bucodental, que a menudo dan lugar a complicaciones que van más allá de los problemas dentales. La naturaleza crónica y repetitiva del rechinamiento de los dientes puede provocar un gran desgaste del esmalte dental, lo que puede provocar la fractura, el aplastamiento o el aflojamiento de los dientes.

Esto no sólo causa molestias y dolor considerables, sino que también requiere una intervención dental exhaustiva para rectificarlo. Además, la presión excesiva ejercida sobre la articulación mandibular y los músculos circundantes puede culminar en dolor persistente, rigidez y restricción del movimiento de la mandíbula, e incluso contribuir a la aparición de trastornos de la articulación temporomandibular (TTM).

Además, el esfuerzo y la tensión muscular asociados al bruxismo pueden provocar dolores de cabeza crónicos y, en algunos casos, incluso migrañas, que pueden mermar considerablemente la calidad de vida de la persona.

Desgaste dental y fracturas

Una de las complicaciones más frecuentes y preocupantes del bruxismo es el importante desgaste dental y la mayor propensión a las fracturas dentales.

La presión y fricción persistentes que se ejercen sobre los dientes pueden provocar la erosión del esmalte protector, con el consiguiente aumento de la sensibilidad dental y una mayor propensión a astillarse y romperse. Con el tiempo, esto puede hacer necesaria una restauración y un tratamiento dentales exhaustivos para abordar el daño acumulativo infligido a los dientes.

Dolor de mandíbula y cabeza

La naturaleza crónica y enérgica del rechinamiento de dientes puede dar lugar a un dolor y una incomodidad pronunciados en la mandíbula, la cabeza y el cuello. Esto puede manifestarse como un dolor sordo y persistente en los músculos de la mandíbula, o como dolor y molestias agudos en la articulación temporomandibular.

Además, las personas con bruxismo pueden sufrir frecuentes cefaleas tensionales y, en algunos casos, esta afección puede contribuir a la aparición de formas más graves de dolor craneofacial, lo que afecta significativamente al bienestar general y la comodidad diaria de la persona.

Diagnóstico y tratamiento del bruxismo

La gestión y el tratamiento del bruxismo se basan en una comprensión exhaustiva de las causas subyacentes y los factores que contribuyen a él, así como en la aplicación de intervenciones específicas para aliviar los síntomas y evitar la progresión de la afección.

Un paso fundamental para abordar el bruxismo consiste en buscar un diagnóstico profesional, normalmente mediante una consulta con un dentista o profesional sanitario cualificado. Esto puede implicar una evaluación exhaustiva del historial dental y médico de la persona, así como un examen completo de los dientes, la mandíbula y la musculatura asociada para identificar la presencia y gravedad del bruxismo.

Visita al dentista

Se aconseja a las personas que presenten síntomas de bruxismo que acudan rápidamente a un dentista experto en el diagnóstico y tratamiento de esta afección para que las evalúe y atienda. En nuestra clínica dental en El Casar contamos con un equipo pluridisciplinar que te orientará en todo el proceso.

Durante la consulta, el dentista puede realizar un examen detallado de los dientes, observando cualquier signo visible de desgaste, daño o desalineación que pueda indicar la presencia de bruxismo.

En algunos casos, puede recomendarse una evaluación especializada, como el uso de estudios de imagen para evaluar el alcance del daño dental y el estado de la articulación temporomandibular. Esta evaluación exhaustiva sirve de base para formular un plan de tratamiento personalizado que aborde eficazmente las necesidades específicas de la persona y mitigue el impacto en su salud oral.

Uso de aparatos oclusales

Una de las principales modalidades de tratamiento del bruxismo consiste en la utilización de férulas oclusales o protectores bucales, comúnmente denominados «protectores nocturnos», “férulas de descarga” o «placas de mordida».

Estos aparatos bucales hechos a medida están diseñados para llevarlos durante el sueño, creando una barrera protectora entre los dientes superiores e inferiores y minimizando el daño potencial causado por rechinar y apretar los dientes. Al favorecer la alineación correcta de la mandíbula y amortiguar los dientes, estos dispositivos son fundamentales para reducir el impacto del bruxismo y evitar la progresión de las complicaciones dentales.

Además, en los casos en que los desajustes dentales o los problemas estructurales contribuyen a la aparición del bruxismo, pueden recomendarse intervenciones de ortodoncia o procedimientos dentales restauradores para abordar estos factores subyacentes y mitigar el hábito de rechinar los dientes.

Comprender la importancia del bruxismo

En esencia, el bruxismo es una afección polifacética con implicaciones de gran alcance para la salud bucodental, el bienestar general y la calidad de vida de una persona. Al familiarizarse con las causas, síntomas y posibles consecuencias más comunes del bruxismo, las personas están mejor preparadas para identificar la afección y buscar la atención adecuada para mitigar sus efectos.

Además, promover la concienciación sobre las estrategias preventivas y las opciones de tratamiento disponibles es esencial para capacitar a los afectados por el bruxismo a gestionar activamente la afección y salvaguardar su salud bucodental a largo plazo.

Mediante un enfoque integral que incluya orientación profesional, control del estrés e intervenciones específicas, se puede mitigar eficazmente el impacto del bruxismo, y las personas pueden alcanzar una mayor calidad de vida, libres de las cargas persistentes de esta afección potencialmente debilitante.

En conclusión, el bruxismo es un trastorno frecuente que consiste en rechinar y apretar los dientes, y puede tener repercusiones negativas en la salud dental y general. El estrés y la ansiedad son causas frecuentes, y las opciones de tratamiento incluyen técnicas de control del estrés y protectores bucales. Si no se trata, el bruxismo puede provocar daños dentales, dolor de mandíbula y dolores de cabeza. Se recomienda pedir ayuda a un dentista para un diagnóstico y tratamiento adecuados. Es importante abordar el bruxismo para evitar complicaciones posteriores y mantener una buena salud bucodental. En nuestra clínica dental Tanden-t en el Casar podemos asesorarte y resolver todas tus dudas.

Recommend
Share
Tagged in

Este sitio web utiliza cookies. Al continuar utilizando este sitio, usted acepta nuestro uso de cookies.